Sistema de construcción inteligente

¿Qué es el sistema de construcción inteligente?

El Sistema de Construcción Inteligente es un método de edificación de viviendas que permite construir tres casas al día con un coste aproximado de 400 euros por metro cuadrado sin andamios y sin escombros o residuos contaminantes.

En el suplemento  “Su vivienda”, del diario El Mundo (28/11/2008) apareció una interesante información acerca del Sistema de Construcción Inteligente, ICS (siglas que en inglés significan Intelligent Concrete System), un proyecto de Adriana Echauri y Virgilio Echauri, los dos titulares de la patente de este nuevo método de edificación inteligente y eficiente de viviendas con el que se puede levantar un bloque de 120 pisos en menos de dos meses, según las declaraciones a El Mundo de Adriana Echauri, coautora del Sistema de Construcción Inteligente y administradora de la empresa Navarra ICS. La clave de este revolucionario método de construcción automatizada de edificios de viviendas, naves industriales, colegios, recintos deportivos…, está en la colocación de moldes con una grúa robotizada, de forma que se gana tiempo y se ahorran costes con respecto a las fórmulas tradicionales de edificación. Además se levanta el bloque con gran rapidez, sin andamios y sin generar escombros o residuos, lo que favorece el carácter ecológico del proyecto.

El ICS funciona como sigue: un mecano que soporta una grúa robotizada va trasladando las piezas desde el suelo hasta el lugar apropiado dentro del inmueble. Primero se colocan los paneles de doble pared para las fachadas exteriores y seguidamente se encajan los encofrados para los interiores. Cuando están integrados todos los componentes de la vivienda se procede a inyectar en el interior del doble tabique hormigón autocompacto, material sobre el que descansa parte de la eficiencia de este sistema, pues gracias al empleo de este elemento, se facilitan los trabajos de hormigonado, se mejora el aislamiento acústico, se ahorran costes y personal, y se logra una alta impermeabilidad y durabilidad de las estructuras convirtiéndose en uno de los materiales del futuro. Después se colocan los módulos para techos y suelos, y así se continúa sucesivamente hasta alcanzar el número de alturas concebido para el edificio, que se convierte en una impecable estructura de hormigón con una gran eficiencia energética y un perfecto aislamiento acústico.

El carácter ecológico de esta edificación inteligente no radica únicamente en la ausencia de pérdida de energía por el empleo del hormigón autocompacto sino en que la generalidad del sistema propicia ahorros en todas las fases del proceso y rechaza los gastos innecesarios. Las piezas se fabrican a medida en la misma obra, pues el método está concebido para que los materiales (azulejos, pavimentos…) tengan medidas exactas obtenidas a partir de las dimensiones de las paredes y suelos. Así, el ICS opera sin generar escombros y sin utilizar andamios. De esta forma, se evita el transporte de los residuos de la obra, así como su posterior traslado a los lugares apropiados para su reciclaje, y se favorece la seguridad de los obreros, al no tener que trabajar en las alturas. El ahorro de costes es también muy importante, y la puesta en marcha del sistema contribuiría a abaratar los precios de los inmuebles, algo en lo que también han pensado sus creadores que, en declaraciones al diario El Mundo, mostraban que uno de los aspectos más positivos del ICS es facilitar el acceso a la vivienda a los jóvenes y a las personas con un bajo nivel adquisitivo.