Inicio Ingeniería Sistemas de parking robotizado 

Sistemas de parking robotizado 

167
Parking Robotizado

Hay un concepto nuevo que se abre paso en los sistemas de aparcamiento de las grandes ciudades. ¿Habéis escuchado alguna vez la frase “parking robotizado”? Se trata de una forma de aparcamiento inteligente con el fin de reducir maniobras y minimizar el espacio en cada garaje. Este revolucionario sistema de parking surge para solucionar problemas, sobre todo, en los edificios pequeños que no disponen de espacio suficiente para aparcar una gran cantidad de vehículos.

Cómo funciona el parking robotizado

Actualmente hay varios sistemas de aparcamiento automatizado, desde los más sencillos con la instalación de plataformas de elevación, hasta los más modernos, completamente robotizados.

En estos parkings, los vehículos son trasladados en pallets o plataformas que los mueven de arriba abajo hasta ubicarlos en una especie de estanterías metálicas o de hormigón. Los coches son movidos por unas máquinas que no necesitan personal, si no que funcionan a través de un robot que da las órdenes.

El usuario del coche deja su vehículo, de forma cómoda, dentro de una cabina y, a continuación, la máquina se encarga de llevar el coche hasta una plaza y dejarlo aparcado dentro del parking. El acceso a la zona de almacenamiento está prohibido y sólo puede acceder el personal autorizado.

Los vehículos, por su parte, quedan almacenados en esas estanterías a salvo de robos o actos vandálicos que se puede producir cuando están estacionados en la calle.

Ventajas del parking inteligente

Gracias a la construcción de estos parking robotizados hay una mayor optimización del espacio y de los costes, si lo comparamos con los aparcamientos tradicionales como son la mayoría de parking de los aeropuertos. Vamos a enumerar los más destacados:

  1. Desde el punto de vista de la obra civil, hay una importante reducción de costes. Ya que no es necesaria la construcción de rampas para el acceso de los vehículos ni calles para unir los niveles. Tampoco hace falta construir ascensores para el transporte de usuarios. El espacio dedicado al estacionamiento es mucho menor y se optimiza el volumen y la superficie.
  2. Menor inversión en instalaciones. No es necesario grandes sistemas de ventilación, ya que no circulan los vehículos dentro del parking. Además se reducen los gastos en limpieza, pintura y mantenimiento al no transitar personas.
  3. Mayor comodidad para los usuarios. Las cabinas de control son las encargadas del desplazamiento del vehículo y su estacionamiento en la plaza adecuada.
  4. Ventajas ambientales. Por un lado, el vehículo cuando es trasladado hasta su plaza, lo hace con el motor apagado, lo que reduce la emisión contaminante y un ahorro de energía porque no circula por el interior buscando una plaza. Y por el otro, se reduce el número de vehículos estacionados en la vía pública y con ello, una menor emisión de gases CO2.
  5. Mayor seguridad. El acceso restringido de personas, evita robos y actos vandálicos, como ocurre en otro tipo de aparcamientos.
  6. Ahorro de tiempo en aparcar. Este sistema robotizado está concebido para ahorrar al máximo el tiempo de entrada y salida del vehículo y de su estacionamiento.
  7. Fácil adaptación. Este sistema se puede acoplar fácilmente a edificios ya construidos y que, por falta de espacio, se han quedado sin plazas de garaje. La normativa urbanística actual exige esta condición.
Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

Toperas de ferrocarril para parar un tren ¿En qué consisten y qué tipos existen?

Toperas o topes de ferrocarril para evitar choques contra el final de vía Los trenes, cuan…